Plaza de Lucas Miret

12 10 2009

Hace unos días se ha vuelto a abrir al paso de peatones y ciclistas el frente fluvial que ocupó la Exposición Internacional de Zaragoza 2008. Uno de los lugares de nuevo transitables es la bautizada como Plaza de Lucas Miret. Es una plaza bella, espectacular incluso a determinadas horas del día,  pero dura, tremendamente dura. El dominio de lo arquitectónico abruma y pocos -por no decir ninguno- elementos naturales se tuvieron en cuenta en su diseño.

Hoy la ilustramos con un par de fotografías. La primera, obtenida desde el interior de la escultura instalada en su centro (“El alma del Ebro” de Jaume Plensa). La segunda, una panorámica de conjunto. El cielo, con el azul profundo característico de los días de cierzo en la ciudad, es lo más natural que podremos encontrar allí…

Alma del Ebro por ti.

(la panorámica, en tamaño grande, puede verse aquí)

Anuncios